Home

Mosoq Runa

 

Por mucho tiempo hemos buscado un nombre adecuado para nuestra Asociación, al final elegimos el idioma quechua, por respeto a la cultura nativa y “Mosoq Runa” expresa nuestra intención. “Mosoq” significa nuevo y “Runa” significa hombre (en el sentido de genero humano), nosotros lo traducimos como “Nueva Gente”. Nuestro proyecto es educar a los niños y adolescentes a respetarse a si mismos, a los otros y al medio ambiente,para que ellos puedan a su vez educar a otros “Mosoq Runa” que puedan contribuir al desarrollo de este país.

home1.jpg

Nuestra historia

La Asociación  “Mosoq Runa”  (en lengua quechua ” Nueva Gente”) nace en Abril de 2001, de la necesidad de darle una forma organizada y oficial al trabajo voluntario  que las dos fundadoras comenzaron en Octubre del 2000, con un grupo de niños y adolescentes que  pertenecian a dos familias indígenas que viven en Ccotohuincho, un barrio periférico de Urubamba,  un ciudad situada en el Valle Sagrado de los Incas, a solo 60km de Cuzco, la antigua capital del Imperio Inca.

Ccotohuincho es un barrio extremadamente pobre, donde, finalmente, después de diez años de trabajos,  llegaron los servicios básicos, como el agua, el desague, la carretera  asfaltada , un centro de atención médico, dos escuelas. Sin embargo muchas familias siguen viviendo en condiciones higienicas-sanitarias muy precarias. Esto repercute  sobre la salud de los niños, que frecuentemente  tienen infecciones  crónicas, tanto intestinales como respiratorias.  En la gran mayoría de los casos las familias (casi siempre, numerosas) no tienen suficiente ingresos, para proporcionarles a sus hijos los recursos básicos: comida, salud, educación. En muchos de los casos, a todo esto se le suma un fuerte consumo de alcohol de parte de los adultos  y adolescentes que genera por un lado, un comportamiento irresponsable a nivel  social y por otro, en la mayoría de los casos, la violencia familiar dirigida hacia las mujeres y los niños.

Es evidente que un elevado porcentaje  de los niños tiene muy poca esperanza de salir de este esquema comportamental  que aprenden en sus casas y  romper,  entonces,  la cadena que los condena a reproducir estos comportamientos , a menos que tengan la posibilidad de conocer y experimentar un ambiente diferente, en el cual se puedan sentir “seguros” de cualquier tipo de abusos, en el cual se sientan aceptados , respetados y escuchados y donde reciban los estímulos necesarios para construir la confianza en sí mismos, desarrollando su potencial y capacidad.

De esta premisa nació el proyecto cultural-educativo de “Mosoq Runa”, articulado en dos etapas; la primera preveía  una casa-familia donde acoger a los niños y adolescentes con mas “riesgo”.  La segunda preveía  la construcción de talleres de formación profesional. 

Los talleres,  además de formar profesionalmente a los jóvenes  para que  tengan más oportunidades de trabajo,  tienen la finalidad de garantizar, en el momento en el que estén bien encaminados, una producción que va a generar trabajo e ingresos para el sustentamiento del hogar, y así poder empezar con un proceso de independencia económica.

Nada de lo que “Mosoq Runa” a realizado en estos años de trabajo podría haber sido posible sin el infatigable trabajo de apoyo de la “Asociación de voluntariado  Urubamba”, que nació contemporáneamente a “Mosoq Runa” y tiene su sede en Torino, Italia. En Perú, fueron sobre todo los amigos Matteo y Camila con el trabajo de la agencia “Perú Etico”  y el hostal “Piccola Locanda”,quienes nos  dieron un importante sustento a través del turismo ético, contribuyendo a crear una red de amigos que con su confianza y generosidad nos dieron lugar a hacer nuestro trabajo. Gracias a este esfuerzo colectivo “Mosoq Runa”  logró poco a poco el primer objetivo: tener una casa-familia que acoje, en forma permanente, trece niños.  Además hemos construido dos talleres (costura y panadería/cocina italiana) y desde marzo de 2011, hemos abierto en Urubamba una tienda donde vendemos los productos del taller de panadería.

Todavía tenemos mucho para hacer para acabar nuestro proyecto, pero lo que hemos hecho hasta ahora, nos motiva a seguir con confianza, porque sabemos que  hay mucha gente sensible y de corazón dispuesta a dar una mano.